lunes, junio 26

Maravilloso yonqui salvaje

Tú, que fuiste
un maravilloso
yonqui salvaje
y te reías de la vida
que yo llevaba
y buscabas la paz
y buscabas la rabia,
dejas escrito
en el teléfono
no sé muy bien
lo que estoy haciendo
y crecerá
en mis manos
un vacío
más pequeño
que tu cuerpo
dolorido,
que no voy a ser
capaz, no quiero
llenar. 

días

cuadernos